miércoles, diciembre 06, 2017

La herencia salvaje de Carlos Giménez

El TNT ha proseguido formando o capacitando actores.
 Si el Sida no lo hubiese quitado del camino, ahora tendría 71 años y habría materializado muchos de sus proyectos artísticos y personales los cuales coincidían en uno solo: el definitivo desarrollo del teatro venezolano, el cual por ahora tiene que esperar unos años más. Pero de aquel  Juan Carlos Giménez Gallardo solo nos quedan millones de recuerdos en las memorias de quienes lo conocimos y aplaudimos sus experimentaciones teatrales, sin desechar algunos pocos textos sobre su innegable y valioso periplo existencial, además de la contundente huella física de unos valientes seguidores al no salir o huir del provisional edificio que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) construyó como galpón provisional para el Ateneo de Caracas, en una parcela ubicada en el lado norte del Teatro Teresa Carreño.
Ahí, en esos tres pisos de un pequeño edificio de ladrillos rojos, está la sala y la sede administrativa del que fuera el grupo teatral más importante de finales del siglo XX, Rajatabla, muy venido a menos ahora tras la desaparición de su fundador, en 1993, y la muerte del inolvidable gerente general, Francisco Alfaro, en 2011.   En el edificio Rajatabla, como se le conoce desde 1983 -con un busto metálico de Carlos Giménez en la plazoleta de entrada a la edificación- se realizan, desde 1984, unos intensos y hasta originales talleres para la formación actoral, los cuales han servido para el debut de centenares de actores y actrices. Toda la gloria artística de los montajes de Rajatabla se habrá perdido o sustituido, pero esa cantera de preparación artística ha permanecido, en medio de las más difíciles circunstancias, de las cuales hemos sido testigos, porque la formación del recurso humano del teatro venezolano no cesa, es como el relámpago del Catatumbo pero en lo teatral, bajo la mirada oportuna de William (José Rosario) López, el relevo en las lides administrativas.
Y es por todo esos trabajos colectivos que en estos días se presenta el espectáculo de grado de la promoción XXVII del Taller Nacional de Teatro (TNT 2016-2017) de la Fundación Rajatabla, en honor al actor Antonio Delli. Se trata del montaje Salvajes, cuyo texto está basado en la obra contemporánea de teatro chileno En la oscuridad de Marcelo Arcos, y en la novela Detectives salvajes de Roberto Bolaño Roberto Bolaño Ávalos (Santiago de Chile 1953/Barcelona 2003), bajo la adaptación y dirección general de Luis Domingo González. Las actuaciones están a cargo de los egresados del TNT 2016-2017: Luis Bolívar, Howard Madrid, Bárbara Ordoñez, Lady Villamizar, Nelly Sosa, Edison Mejías, Joel Madrid, Carlos Gallardo, Estefanote Ramos y Samelis Zabala.
En Salvajes-muy apropiado el  titulo para lo que enseñan los 90 minutos de la acción escénica- se plasma la cruda historia de dos hermanos a quienes la vida les impidió amar y aprendieron las peores formas para hacerlo; terminando perdidos en el laberinto de una sociedad devastada y fragmentada en innumerables trozos de vidrios rotos,  que nadie se atreve a recoger,  sin poder gritar con furia sus sentimientos; ellos encuentran en la muerte su único medio de liberación para amar, como explica, muy didácticamente, el director y versionista  González, el mismo que acaba de realizar un arqueológico trabajo escénico con el  sainete El rompimiento, de Rafael Guinand, para la Compañía Nacional de Teatro.
Ante una sociedad venezolana que juzga con todos sus cánones, ésta pieza teatral Salvajes plantea como es imposible la posibilidad eterna de amar y como lo que más parece unir a dos personas es lo que termina separándolos trágicamente. Así mismo propone cómo la memoria y los sufrimientos del ayer parecen ser un vago recuerdo del pasado; cuando en realidad siguen latentes en el presente, ya que sólo se cuenta con una esperanza futura que es abrumadora, difusa, y hablamos de la Venezuela que nos atormenta, reitera González, cuyo espectáculo fue iluminado por David Blanco y producido por Rajatabla.
El montaje, que se desarrolla en un espacio escénico en negro y a la italiana, únicamente tiene como dispositivo escenográfico una docena de sillas cubiertas por bolsas plásticas negras, esas que se utilizan para recoger basura o restos humanos. Ahí posible ponderar el vigor físico de ese grupo de muchachas y muchachos que martillan los oídos y las conciencias de los espectadores con sus textos desgarrados y desgarradores, ya que aunque el lenguaje es poético y hasta rudimentario, la incesante movilidad de los interpretes recrean imágenes que no dejan nada a la imaginación por la truculencia de las mismas y por la veracidad de sus contenidos.
Es innegable el trabajo físico y artístico de este elenco de graduandos, quienes además demuestran un compromiso sociopolítico poco frecuente. No hay duda que han utilizado muy bien las líneas que les dejó Bolaños y que además Arcos les aportó. El director González es, pues, el artífice de ese experimento artístico que merece ser visto, aplaudido y comentado .No todo se ha perdido y el teatro no se detiene.
RECOMENDACIÓN
Este grupete de jóvenes egresados –sus edades promedio no superan los 23 años- deben asociarse y continuar trabajando juntos, porque si se dispersan se les hará imposible reagruparse.Hace veinticuatro años de la desaparición física de Carlos Giménez, pero resulta que él dejó uno de los proyectos pedagógicos más importantes en la historia del teatro en Venezuela, hasta ahora. El Taller Nacional de Teatro desde su creación hasta la fecha ha formado más de un centenar de actores y actrices. Hay que  hacer estudios sobre ese TNT, hacerle promoción y el valor que se merece debido a la calidad de enseñanza que reciben los alumnos, por fomentar la idea de la actuación como una profesión y por colaborar con el desarrollo de las artes escénicas en nuestro país, como comenta una ex alumna. La falta de instituciones privadas en las tareas formativas es lamentable, pero ahora se gesta un experimento que puede ser histórico, tal es el proyecto de Escénicas, en la Montaña Creativa, donde Gerardo Blanco lleva la batuta, acompañado de José Tomás Angola Heredia y Matilde Corral, entre otros. En el teatro venezolano se sueña y se construye otro país, y en ese colectivo participamos muchos.

Necesitan actores y actrices para la CNT

Necesitan profesionales.

La Compañía Nacional de Teatro (CNT)  comenzó,a partir del pasado martes 5 y hasta el martes 12 de diciembre. el ciclo de inscripción para las audiciones de actores y actrices con el objetivo de conformar el nuevo elenco estable para sus actividades durante el año 2018.
Los artistas de distintas zonas del país tendrán la oportunidad de audicionar, una vez que se inscriban, el miércoles 13, jueves 14 y viernes 15 de diciembre en el Teatro Nacional, con un jurado conformado por especialistas en actuación, danza y canto, para lo que deberás preparar una canción, un baile y un texto (monólogo), este último requisito será enviado por la CNT, vía correo electrónico, así como también el horario y la fecha de presentación del participante.
Una vez que se lleven a cabo las audiciones se seleccionarán 44 artistas, el veredicto se conocerá el lunes 18 de este mes, para conformar el elenco fijo que protagonizará a partir del mes de enero del venidero año ocho nuevas producciones y cuatro reposiciones de montajes, además de recibir talleres de formación teatral.
Para postularse a las audiciones hay que registrarse en la página web: www.cnt.gob.ve/elenco, llenar el respectivo formulario de inscripción con sus datos personales, además de adjuntar un resumen curricular, cédula de identidad y RIF actualizado.
 Cabe destacar, que más de 300 artistas participaron en el ciclo de audiciones del 2016 provenientes de diversas regiones. Los aspirantes seleccionados conformaron dos elencos fijos en la institución realizando temporadas en los principales teatros y espacios culturales con producciones universales, clásicas y experimentales durante este año 2017.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif


Unesco reconoce por sexta vez la diversidad cultural venezolana

La cultura venezolana presente en Corea del Sur

La Fundación Centro de la Diversidad Cultural, adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, representa al Núcleo Focal de Venezuela ante la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, y durante un período de 6 años sucesivos ha logrado igual número de inscripciones en las Listas creadas por la Unesco para destacar las prácticas del patrimonio cultural inmaterial en el mundo. Con la más reciente “Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos”, el país se perfila entre los más destacados por la periodicidad en la entrega de expedientes.

Desde Corea del Sur, Benito Irady, Viceministro de Identidad y Diversidad Cultural y Presidente de la citada Fundación, destaca la voluntad de las comunidades para perpetuar el conocimiento y la memoria que da sentido a sus formas de vida, al referirse a la inclusión de dos países hermanos en este nuevo listado de salvaguardia urgente.

“Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos” demuestra la manera como puede afectarse la práctica de canciones altamente expresivas para acostumbrar al ganado a la presencia humana durante los procesos de ordeño y de arreo. El conocimiento, la revitalización y la transmisión de estas costumbres es parte del plan de salvaguardia que Venezuela y Colombia han emprendido para darle relevancia a la manifestación, uniendo esfuerzos con las comunidades y con distintos organismos de la amplia región llanera que comparten los dos países.

Promover la investigación y la documentación académica y comunitaria resalta entre los principales objetivos del plan, que en un lapso de cinco años puede permitir a ambos países fortalecer el universo cultural que caracteriza a la manifestación.

Al referirse a las localidades del llano donde están situadas estas prácticas (Apure, Barinas, Cojedes, Guárico y Portuguesa), Benito Irady señaló la importancia que reviste la voluntad de la población por perpetuar estos conocimientos tan significativos de sus formas de vida en total armonía con la naturaleza. “Es así como los reconocimientos de la Unesco fortalecen la riqueza de nuestro pueblo creador, unido estrechamente al Gobierno Bolivariano para proyectar ante el mundo las culturas ancestrales de Venezuela en tiempos de revolución y basado en el respeto de los derechos humanos”.

CANTOS DE TRABAJO COLOMBO-VENEZOLANOS 

EL Tamna Hall del Centro Internacional de Convenciones (ICC) de la isla de Jeju en Corea del Sur, sirvió de escenario a la proclamación, por parte de la UNESCO, de los “Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos” como Patrimonio Cultural Inmaterial que requiere medidas de salvaguardia urgente, de acuerdo al resultado del examen del Comité Intergubernamental en su tercer día de sesiones, en horas de la mañana del miércoles 6 de diciembre, declaro Benito Irady. 

Los cinco criterios fundamentales para asegurar el ingreso de Venezuela y de Colombia a la importante lista de la UNESCO se cumplieron satisfactoriamente, y las delegaciones de ambos países pudieron expresar su gratitud y futuros compromisos de trabajo por esta declaratoria. Un momento especial se vivió en el salón de reuniones con los cantos de ordeño y arreo que interpretaron en el país asiático los exponentes llaneros venezolanos Ángel Remigio Tovar y Vidal Colmenares, quienes fueron largamente aplaudidos.

Esta esperada designación se convierte para Venezuela en el sexto ingreso consecutivo, desde el año 2012, a las Listas del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, después de “Diablos Danzantes de Corpus Christi de Venezuela” (2012); “Parranda de San Pedro de Guarenas y Guatire” (2013); “La tradición oral mapoyo y sus referentes simbólicos en el territorio ancestral” (2014); “Los conocimientos y tecnologías asociados al procesamiento y cultivo de la Curagua” (2015); “El Carnaval de El Callao: representación festiva y una memoria e identidad cultural” (2016).

"Se ratifica una vez más, el compromiso de nuestra diplomacia de paz y nuestras políticas públicas, con la promoción de un multilateralismo cultural fundado sobre la base del respeto a los derechos humanos, la solidaridad y la cooperación internacional. Sobre estos principios, en Venezuela la cultura se ha convertido en una prioridad de Estado, donde la defensa y salvaguardia del patrimonio y la diversidad cultural, constituyen elementos fundamentales de nuestra democracia participativa y protagónica", subraya Irady.




martes, diciembre 05, 2017

La CNT audiciona actores y actrices para su temporada 2018

Un elenco del sainete "El rompimiento" de la CNT.
La Compañía Nacional de Teatro (CNT) realizará audiciones para actores y actrices de su nuevo elenco estable, durante los días 13,14 y 15 de diciembre de 2017, las cuales se efectuarán en la sala G del Teatro Teresa Carreño o en el teatro Nacional, sede artística de la institución, creada por un Decreto Presidencial del 22 de mayo de 1984.
El elenco estable presentará montajes y temporadas propias a lo largo del año 2018 y estará conformado tanto por actores y actrices de amplia trayectoria, como por jóvenes que quieran competir para las distintas plazas. Los aspirantes deben inscribirse, previamente, en la página web de la Compañía Nacional de Teatro (www.cnt.go.ve/elenco), donde será publicado un formulario para optar a la audición. La prueba consistirá en la interpretación de un monólogo mínimo de cinco minutos, máximo 10. Posteriormente, al aspirante se someterá a una evaluación bocal. Los o las participantes podrán audicionar durante las fechas señaladas, entre las 9 am y 12M, y entre las 2 pm y 5 pm.
En la actualidad, la CNT “es una institución renovada, comprometida con los procesos de cambio que vive nuestra sociedad y que participa activamente en las manifestaciones de la actividad teatral que se desarrollan en las distintas latitudes del país. La investigación, la capacitación, la documentación, la conservación, el trabajo con las comunidades y el rescate de la memoria del teatro se suman a su repertorio”, según especifica un boletín de prensa.
“El llamado es nacional y la idea es que todos los actores y actrices del país puedan formar parte de este elenco estable que va tener sus distintas producciones a lo largo del año y seguramente de dramaturgia nacionales y universales”, puntualiza el vocero de la CNT.


1.      
2.      



lunes, diciembre 04, 2017

Venezuela batalla en Corea del Sur por los cantos de los llanos

PRESENTES EN COREA DEL SUR 
Este lunes 4 de diciembre quedó instalada la Décima Segunda Reunión del Comité Intergubernamental de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, convocada en el Centro Internacional de Convenciones (ICC) en la isla de Jeju, Corea del Sur.

El inicio de la jornada estuvo a cargo de Mr. Byong-Hyun Lee, Presidente del Consejo Ejecutivo de la UNESCO y de la referida sesión del Comité. También intervinieron en representación de este cuerpo de la Organización de las Naciones Unidas el Secretario Tim Curtis y el Director de Cultura del organismo, Francesco Bandarin, dando por aprobada una agenda de 23 puntos que ha incluido, en el primer día de actividades, el documento sumario de la pasada reunión de Etiopía, así como el desempeño de la Secretaría, y otros aspectos de asistencia internacional e informes periódicos de los Estados Parte.

De acuerdo al orden de la Agenda, se estima que el día martes 5 de diciembre se dará inicio al examen de candidaturas que aspiran ingresar a las Listas del Patrimonio Cultural Inmaterial. Serán analizados distintos expedientes de América Latina y El Caribe presentados por Cuba, Panamá, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela.

“Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos” sería el primer documento de la región en ser examinado. A tal fin se han activado reuniones en Corea del Sur, entre los equipos técnicos de ambos países. La parte venezolana esta representada en la isla de Jeju por Benito Irady, Viceministro de Identidad y Diversidad Cultural; George Amaiz, Coordinador de la Oficina Técnica de Enlace con la UNESCO del Centro de la Diversidad Cultural; David Osorio, Ministro Consejero de la Delegación Permanente de Venezuela ante la UNESCO y los portadores culturales patrimoniales Ángel Remigio Tovar y Vidal Colmenares

La décima segunda sesión de la UNESCO correspondiente al Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial incluye en su agenda el examen de 45 nominaciones de distintos países que serán analizadas para optar a las Listas del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, Salvaguardia Urgente y Buenas Prácticas. Venezuela participa con el expediente “Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos”, presentado desde el pasado año en París.

Los “Cantos de trabajo de llano colombo-venezolanos” son una práctica de comunicación vocal que contempla melodías cantadas individualmente, a capella, sobre temas de pastoreo y ordeño. La práctica surgió de la estrecha relación entre las comunidades humanas y el ganado vacuno y equino, y está en armonía con las condiciones ambientales y la dinámica de la naturaleza, formando parte del sistema tradicional de cría de ganado de los llanos. Transmitidas oralmente desde la infancia, las canciones son depósitos de las historias individuales y colectivas de los llaneros.

El citado expediente fue elaborado de manera conjunta entre la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura de Colombia y la Fundación Centro de la Diversidad Cultural de Ministerio del Poder Popular para la Cultura de Venezuela. Esta primera experiencia binacional cuenta con el consentimiento previo, libre e informado de las comunidades de los llanos orientales de Colombia y los llanos occidentales de Venezuela (Apure, Barinas, Cojedes, Guárico y Portuguesa). De ser favorable el examen del Comité Intergubernamental, sería la sexta vez en que la República Bolivariana de Venezuela obtiene este tipo de reconocimiento universal, después de las decisiones favorables de la UNESCO a: “Los Diablos Danzantes de Corpus Christi de Venezuela” (2012), “La Parranda de San Pedro de Guarenas y Guatire” (2013), “La tradición oral mapoyo y sus referentes simbólicos en el territorio ancestral” (2014), “Los conocimientos y tecnologías asociados al cultivo y procesamiento de la Curagua” (2015) y “El Carnaval de El Callao: representación festiva de una memoria e identidad cultural” (2016).

. Otros países de América Latina nominados a las Listas son el Estado Plurinacional de Bolivia con en el expediente “Viajes rituales en La Paz durante Alasita”; Cuba con el “Punto”; Panamá con “Procesos artesanales y técnicas de fibras vegetales para talcos, crinejas y pintas para el tejido de sombreros” y Perú con “El sistema tradicional de jueces de agua de Corongo”.



sábado, diciembre 02, 2017

Hay que luchar para formar mejores actores y actrices en Venezuela

Matilde Corral es una gran luchadora por el teatro criollo.
En un país, como Venezuela, donde más del 60 por ciento de su público es femenino es extraño que no haya más mujeres en las actividades teatrales reales y concretas. Hay fantasmas del pasado que todavía asustan a las familias de las muchachas que quieren probar suerte en los escenarios. Por eso está en marcha el proyectivo educativo Escénicas, donde hay profesores de lujo, como Matilda Corral, valiosa intelectual y maestra, a quien entrevistamos en esta ocasión
¿Desde cuándo en estos avatares del teatro?
Desde niña, vengo de una familia numerosa y los primos teníamos costumbre de hacer pequeñas representaciones los domingos en casa de los abuelos maternos. De ahí en adelante surgieron los motivos.
¿Qué está haciendo actualmente?
Estudiando para mis clases en la Escuela de Artes de la Universidad Central y el Gimnasio de Actores. Con el Gimnasio de Actores acabamos de hacer una temporada en el marco del Festival El Viaje Teatral en su primera edición, que incluyó 4 piezas de nóveles directores, realizado en coproducción con el Centro Tet, me tocó participar en la obra Eleonora, una versión escrita y dirigida por Andreina Salazar de  Casa de Muñecas  de Henrik Ibsen, allí interpreté a Nora,acompañada de Jorge Melo, Mariela Suarez, Rafael Monsalve, Angel Pájaro, Jesús Hernández, Gledys Especier, además de los niños Salvador Valera y Abby Vielma. 
¿Satisfecha?
Si. Fue una experiencia maravillosa. Principalmente porque tuve la fortuna de trabajar con gente dedicada y generosa. Procuro turnar el trabajo de dirección y el de la actuación. Considero que ayuda mucho a comprender mejor las dimensiones del trabajo. El Centro Tet es un espacio hermoso para trabajar y el Viaje Teatral desarrollado por el Grupo Entarimados y el Gimnasio de Actores de la mano de cuatro jóvenes creadores, Jhoamy Manrique, Shaila Richarson, Andreina Salazar y Mateo Cestari que hicieron posible ese milagro. 
¿Cómo encuentra la situación del teatro actual?
Pienso que hay más propuestas teatrales que salas. Creo que más que grandes salas de teatro, en la ciudad debería haber, así como muchos pequeños parques, pequeñas salas teatrales. Salas bien dotadas para no más de 80 butacas. Al fortalecer lo comunitario, lo vecinal, se fortalecen también los lazos entre las personas. Creo que eso nos hace falta. La actualidad es compleja. Sin embargo los teatreros somos por naturaleza gente optimista y hay iniciativas interesantes. El microteatro le ha permitido a los nuevos talentos mostrarse y a los profesionales desarrollar sus ideas. La Caja de Fósforos contribuye con la formación práctica de actores, directores y ha generado una sólida propuesta teatral. La Cátedra de Jerzy Grotowski en Unearte es también un espacio de gran interés para desarrollo integral del actor, entre otros. 
¿Cómo se vincula al proyecto Escénicas?
Gracias a la generosidad y confianza que me brindó Gerardo Blanco, su líder.
¿Los actores o las actrices nacen o se forman en una escuela o academia?
Considero que es indispensable la formación. Puedes ser un obrero del teatro, un hacedor y eso está bien, tiene belleza. Es lógico que ocurra porque vivimos en una ciudad sin bibliotecas y las que hay están desactualizadas. Pero quedarse allí es triste. Un actor debe estar siempre sediento por saber, por leer, un buen actor es una persona curiosa, culta. Hay tantas cosas por hacer. Por ejemplo, en el Teatro Teresa Carreño más que bares y restaurantes debería tener una biblioteca extensa con la tecnología necesaria para las artes escénicas. Cada sala de teatro de la ciudad debería incluir su biblioteca. No podemos quedarnos en la superficie. Es difícil acceder a las nuevas teorías de la actuación y dirección teatral, a las nuevas tendencias. Por supuesto que internet es de gran ayuda pero no es suficiente. Pienso que la academia debe refrescarse, mantenerse en constante transformación de manera que seduzca a los hacedores a continuar con su formación, a hacerse nuevas preguntas y para ello requiere de un mayor apoyo. Un actor talentoso que no esté montado en esa ola intelectual se queda en la repetición. Es por eso que el concepto del Gimnasio de Actores ha sido tan exitoso en sus ya 12 años de existencia y es por esa misma razón, por esa necesidad que existe de formar, indagar y subir el nivel que Gerardo Blanco se inspira en la creación de otro espacio para la formación teatral como lo es Escénica. Es maravilloso que se abran nuevos espacios para la investigación y este sin duda, es un gran proyecto.
¿Cómo analiza el proceso o la situación de la formación actoral actualmente en Venezuela?
Pienso que debe mejorar, que las escuelas y las universidades que se ocupan de ello necesitan de más apoyo, muchísimo más. El otro día di una clase en la Escuela César Rengifo y la vi muy desatendida, tenía muchos años sin ir y lamenté verla de esa manera. Sin embargo, profesores y alumnos están allí pariendo entre las piedras con un esfuerzo infinito y un amor a la profesión absoluto, es absurdo que ocurra en un país tan rico como el nuestro.
¿Cuál es el perfil o el contenido de su programa en Escénicas?
Propone en el primer año un estudio sobre nuevas maneras de encontrarse con Stanislavski, empezando por Stella Adler, Uta Hagen, William Ball y Lee Strasberg a través de teóricos más actualizados como Declan Donnellan y Susan Batson. Ese primer año los actores trabajarán monólogos que irán de la mano con la teoría estudiada. En el segundo año se introducirán otros autores como Jerzy Grotowski, Richard Schechner, Stephen Wangh, también Meyerhold y Bertold Brecht; además de continuar con Stanislavski y el trabajo de Sonia Moore. En el segundo año se enfrentarán a escenas de la mano con la teoría estudiada.



miércoles, noviembre 29, 2017

Érase una vez un país

Grandes personajes para grandes actores, ademas.
 No se nos ocurre predecir lo que puede ser aquel temido the closing de la historia de Venezuela ni la asombrosa llegada al planeta Tierra de seres inteligentes procedentes de las lejanas galaxias. Sendos epílogos o aperturas que nos quitan el sueño.
Mientras esos sucesos ocurren o son glosados por otros, durante los cuales difícilmente estaremos presentes, solamente podemos dejar o aportar, al menos por ahora, unas cuantas páginas para la historiografía criolla de sus artes escénicas.
Y entre esas crónicas teatrales hay que incluir, por ahora la proporcionada por la gerente cultural Vilma Ramia, la actual directora ejecutiva del Ateneo de Caracas, quien nos ha materializado una gratísima sorpresa, muy positiva además para el teatro venezolano, con su texto y el montaje de  Érase una vez un país
Sí, Vilma Ramia es dramaturga, por ahora con una pieza, y lo demuestra con ese entretenido espectáculo logrado bajo la dirección de Marcos Moreno, que presentan en la sala experimental del Centro Cultura BOD, con la correcta participación actoral de Alberto Alifa, Vilma Ramia, Mario Sudano, Desirée Monasterios, Armando Cabrera, Verónica Arellano, Eduardo Pinto y Violeta Alemán, los sábados y domingos a las 5:00 pm.
INSPIRACIÓN
Se atrevió Vilma Ramia y se lanzó a la escena como dramaturga después de haber exhibido en un festival de teatro breve (aquellos que organizaba Dairo Piñeres en el Urban Cuplé) su mini pieza ¡Y la quiero…! “Aquello fue tan positivo, a nivel de público y de crítica, que me atreví a escribir otros tres textos para completar lo que ahora se presenta como Érase una vez un país”, puntuali la autora.
En resumen, de un experimento de literatura dramática le vino a Vilma Ramia la inspiración para una correcta comedia dramática, en cuatro actos, cada uno relacionado con un periodo de la historia contemporánea de Venezuela. Desde ¡Y la quiero…! sobre las vicisitudes del régimen del general Marcos Pérez Jiménez (entre 1957 y 1958) hasta Nicolás Maduro (2017), con el comandante Hugo Rafael Chávez Frías incluido. Todo un entretenido cuarteto  hilvanado  por  las diferencias políticas de un matrimonio,  donde  el marido es parte de una familia adinerada y simpatizante de la dictadura y la esposa proviene de una familia conservadora, clase media y opuesta discretamente al régimen, durante esa Venezuela de 1957 y 1958; que prosigue con Estación Parque Carabobo, donde dos personajes muy distintos, por sus sexos y sus clases sociales, encuentran satisfacciones en medio del toque de queda implantado tras el Caracazo de 1989, donde  el azar promueve que Rina y Camilo  se amen en la Estación Parque Carabobo del Metro de Caracas y compartan intensas sensaciones en tan solo unos minutos, gracias a la atracción que surge irremediablemente entre ambos, muy a pesar, de asumir de manera tan disímil la realidad de un país; más tarde surge Yo tengo razón, centrado en el marco de la polarización política de una familia caraqueña, donde  Elizabeth,  dueña de una formación política y literaria amplia y sólida; imponente, de carácter fuerte, frontal, decidida, valiente y que suele despreciar a aquellos que no lo son, es una terca, intolerante, desadaptada con un carácter fuerte, que se enamoró de Mario, un líder   de la izquierda de aquella época, con quien se casa y traen a la vida un varón, Ramiro, que  trabajara para una revista digital de noticias de la Resistencia y está en desacuerdo con el régimen de Maduro. Entre madre e hijo persiste una constante tensión, porque ella trabaja para el gobierno.
Y todo concluye con Pa’ Miami, que es el movimiento migratorio durante el desarrollo del gobierno de Chávez Frías, caracterizado por Alberto que despide su última noche en Caracas, antes de iniciar su exilio a Florida, con su hermana Linda, en un encuentro cargado de cariño, de recuerdos de infancia, de diferentes perspectivas del futuro y de choques con respecto a sus vivencias durante el mandato de Chávez.
AMOR CON DIFICULTADES
 Son cuatro sagas sobre el amor a pesar de los matices. El amor posible en medio de la ruindad de la política y las diferencias sociales, el amor materno hacia los hijos y los sentimientos fraternos que no tienen límites ni egoísmos. Vilma Ramia no lo dice pero se transparenta en sus cuatro actos: una hermosa oda al amor que es lo único que nos permite estar juntos a pesar de las diferencias y nos alimenta en la marcha hacia la huida definitiva de la vida misma.
Cuatro historias breves, las cuales oscilan entre la comedia, el humor y el drama, centrados en las vidas íntimas de ocho personajes cercanos entre sí, pero con posiciones opuestas en relación al país. Ahí se materializan cuatro momentos políticos claves de una Venezuela contemporánea que vibra, cuatro momentos muy duros por sus contenidos pero respetuosos con la diferencias de uno y otro lado. Algo difícil pero no imposible de alcanzar al menos en el teatro. Y ahí está la clave de esta ópera prima de Vilma Ramia, que deja al espectador que asuma la posición que mejor le parezca o la que crea la correcta.
Marcos Moreno, un campesino andino que se comió a Caracas hace no menos de 40 años, cambió su ya conocida condición de actor por la de un director de actores en un montaje donde las atmósferas son claves, pues el montaje genera la risa natural  ante este drama nacional que vivimos todos y que afecta o altera a todos.Ya los psicólogos han advertido que siempre nos reímos ante las dificultades que nos impiden ser felices.
Por supuesto que todas las actuaciones son acordes a las exigencias de los textos, pero las mayores satisfacciones se logran con los roles cubiertos por Cabrera y la Arellano, Sudano y Monasterios, por aquello de los amores satisfechos o plenos

martes, noviembre 28, 2017

"Maracaibo" ganó dos premios en Europa

Es una valioso coproducción con Argentina
La cinta  Maracaibo dirigida por Miguel Ángel Roca, actualmente en la cartelera venezolana distribuida por Gran Cine, obtuvo los premios al Mejor actor (Jorge Marrale) y el premio de la Federación Italiana de Circuitos de Cine. Este sábado se dieron a conocer los ganadores de la XXXII edición del Festival del Cine Latinoamericano de Trieste, Italia, uno de los eventos europeos más sobresalientes que premia al cine hecho en nuestro continente.
Maracaibo de acuerdo al dictamen del jurado “ofrece una interpretación en la que la desesperación de un padre que pierde a su hijo está representada por la mirada intensa del actor, cuya inmediatez y presencia escénica dominan toda la película”.
 El Festival de Cine Latino Americano de Trieste, celebró su XXVII edición: del 20 al 28 de octubre, en el Teatro Miela (Piazza Duca degli Abruzzi, 3), se trata de la más amplia reseña de Europa sobre la producción cinematográfica, video y televisiva del continente latino.  Se presentaron más de 180 entre películas y documentales acerca de la realidad cultural, artística y social de América Latina.
Así mismo, Maracaibo recibió el Premio FICC, otorgado por la Federación Italiana de Circuitos Cinematográficos, por ofrecer “un entretejido de la trama bien elaborado, un guion coherente y un montaje para nada trivial”. Además se destaca el desempeño actoral, sobre todo del protagonista así como los temas que se abordan:” la aceptación de uno mismo y del otro, la relación entre padres e hijos, el proceso del duelo, la búsqueda de la proximidad a una naturaleza distinta de la propia, la violencia, la virilidad y la identidad de género”. La película estará en la edición 39 del Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, Cuba a celebrarse entre el 8 y el 17 de diciembre de este año.
La película se exhibe en las salas: Paseo del Trasnocho Cultural, Cines Unidos Líder y Galerías Paraíso, en Caracas; Cines Unidos Las Américas (Maracay), Sambil (Valencia, Barquisimeto y Maracaibo) y Supercines Los Aviadores (Palo Negro).
Ficha técnica
MARACAIBO (Argentina – Venezuela, 2016, 95 min.) Drama familiar.Dirección: Miguel Angel Rocca. Guion: Maximiliano González, Miguel Angel Rocca. Producción: Daniel Pensa, Gil Molina - Pensa & Rocca Producciones/ La Movida Films. Fotografía: Sebastián Gallo. Montaje: Alejandro Parysow. Música: Olegario Díaz. Dirección de Arte: María Eugenia Sueiro. Intérpretes: Jorge Marrale (Gustavo), Mercedes Morán (Cristina), Matías Mayer (Facundo), Nicolás Francella (Ricky), Alejandro Paker (Suárez), Luis Machín (Hugo), José Joaquín Araujo (Damián). Distribución: Gran Cine.Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=eYBYpLxKgwA





lunes, noviembre 27, 2017

Melodrama de Román Chalbaud en Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho

Luego del plazo para elegir entre las 34 propuestas recibidas, fueron ocho los finalistas escogidos de ésta cuarta edición del Festival de Jóvenes Directores del Trasnocho. En esta etapa final serán premiadas dos obras con una temporada de presentaciones en el Trasnocho Cultural y el Centro Cultural Chacao. 
 Luego de una fase de sorteo en donde se reunieron tanto el comité de evaluación conformado por el actor y director teatral Héctor Manrique; la productora, vestuarista y gerente cultural Eva Ivanyi; la guionista y productora de cine y teatro Pilar Arteaga; la cineasta y promotora cultural Solveig Hoogesteijn y el médico como también comunicador social Luis Parada; conjunto a los jóvenes directores se dieron a conocer los días de presentaciones de cada una de las piezas.
 En la rueda de prensa, pautada para este jueves 30 de noviembre, a las 10 AM; se dará a conocer el jurado encargado de la premiación que evaluará las obras en cada una de sus presentaciones para dar el veredicto final e indicar así los montajes ganadores del festival que empieza desde el viernes 12 de enero hasta el domingo 11 de marzo de 2018.
 En el Espacio Plural cada uno de los directores fue el indicado para elegir al azar unos de los papeles que contenía las fechas de las presentaciones y de esta forma saber qué día le corresponden a su montaje, es así como se obtuvo el siguiente orden.           
1. Saturno, del dramaturgo español Alejandro Butrón, presentado por la directora María José Castro. Entre el 12 hasta el 21 de enero.
2. La edad de la ciruela, del escritor argentino-Ecuatoriano Arístides Vargas, propuesto por el director Jean Helmuth. Entre el 19 hasta el 28 de enero.
3. Caras de fuego, obra original del escritor alemán Marius Von Mayenburg el cual fue presentado por el director Kevin Jorges. Entre el 26 de enero hasta 4 de febrero.
4. Sucede que soy horrible, del venezolano Gustavo Ott, presentado por la directora Sareni Siplenko. Entre el 2 hasta 11 de febrero.
5. Modo aviónoriginal del autor venezolano Luis Andrés Gómez propuesto por el director Aitor Aguirre. Entre el 9 has el 19 de febrero.
6. Un corrío muy mentado, del venezolano Javier Moreno, un proyecto presentado por el director Alexis Márquez. Entre el 16 hasta el 25 de febrero.
7. Los ángeles terribles, obra original del venezolano Román Chalbaud, propuesto por el director Rafael Barazarte. Entre el 23 de febrero hasta 04 de marzo.
8. La empresa perdona un momento de locura, del venezolano Rodolfo Santana, proyecto propuesto por Samuel Medina. Entre el 02 hasta el 11 de marzo.
Los montajes elegidos, son cinco de autores venezolanos dándonos una fuerte presencia de la pluma nacional en expresarse, como también visualizaremos la dramaturgia de países como España, Alemania y Argentina que llegan a las tablas para educar, enseñar y engrandecer nuestro sentido de cultura en nuestra sociedad.
 A partir de ahora, los finalistas tendrán cuatro meses para preparar sus montajes para la segunda etapa de la competición, que será a partir del 12 de enero del 2018. Durante dos meses cada obra preseleccionada será presentada frente al público en el Espacio Plural durante seis funciones, y un jurado especializado evaluará la calidad de la puesta en escena, la creatividad y originalidad junto a la conexión lograda con la audiencia.
 Cada uno ya está en su proceso de montaje y se han reunido con la gerente del Espacio Plural Kimberly Zambrano quien ha suministrado los detalles técnicos a los distintos productores y directores que en el festival se encuentran, también se ha contado con la participación de Erika García, Supervisora de espectáculos públicos y gran derecho de SACVEN Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, quien ofreció una charla a los participantes sobre derechos de autor y los procedimientos a seguir en el caso de cada uno de los montajes.
Las propuestas fueron seleccionadas partiendo de su excelencia en dramaturgia, creatividad en los personajes, conexión con nuestra actualidad y en un nuevo renglón que se suma en esta temporada, propuesta del director. Las dos obras ganadoras del concurso se presentarán durante tres fines de semana en el Espacio Plural de Trasnocho y luego serán exhibidas por tres semanas en el espacio La Viga del Centro Cultural Chacao.
Diseñado para estimular a las nuevas generaciones de artistas teatrales, el 4º. Festival de Jóvenes Directores Trasnocho está dirigido exclusivamente a directores escénicos de hasta 35 años de edad y premiará a los dos montajes que resulten ganadores con una temporada de presentación en el prestigioso centro cultural caraqueño.